El miedo al éxito

FB_IMG_1457863182733
El miedo al éxito nos impide volar

El miedo al éxito está conformado por dos  aspectos principales: el miedo al cambio y a la pérdida.

Cuando una persona está a punto de lograr un objetivo largamente anhelado puede llegar a sabotear su propio avance, porque los seres humanos con frecuencia experimentamos los cambios, incluso los cambios para mejorar, como si fueran pérdidas. Pérdidas que pueden manifestarse en forma de pérdida del sentido de identidad. Como ejemplo podríamos citar a los comedores emocionales, personas que gastan una gran cantidad de energía en preocuparse por la comida y por el peso, lo que comen, lo que deberían haber comido, lo que comerán mañana para compensar. Estos pensamientos y preocupaciones se convierten en una segunda naturaleza para ellos proporcionándoles un sentido de identidad y seguridad. Después de todo, y hasta cierto punto, somos lo que estamos pensando.

El caso de Ana es ilustrativo. Una joven que procedía de una familia muy estricta en sus creencias de la que tuvo que separarse, tras lo cual su deseo de perder peso se convirtió en su nueva “creencia”. A medida que adelgazaba también se volvía más depresiva. Relató un sentimiento de pérdida similar a la que sintió al alejarse de su familia y de las normas con las que había crecido. Se preguntaba qué daría sentido a su vida y comenzaba a sentirse vacía por dentro. Ana atravesaba un periodo de transición o de duelo porque su obsesión dejaba de ser el centro de su vida. La capacidad de soportar este periodo de transición y de superarlo es un aspecto vital para la recuperación continuada, par vencer el miedo al éxito.

Por otra parte, el cambio también puede exigir un requilibrio en las relaciones íntimas. Se rompe el equilibrio de poder, confianza y dependencia. Significa tener que encontrar nuevas formas de relacionarse con los demás. Cambiar el statu quo de las relaciones íntimas es atemorizante y puede constituir una amenaza también para los miembros de las familias. En los matrimonios, la posibilidad de que la pareja mejore su aspecto físico puede suponer la anticipación de una pérdida, de la idea de la infidelidad o la pérdida, en lugar de la anticipación de la alegría de tener una mujer atractiva. Contar con el sistema familiar o de relaciones más próximas es de gran importancia para favorecer el éxito terapéutico y que el cambio prospere en la dirección deseada. El miedo al éxito no sólo lo sufren los que buscan la ayuda inicialmente.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>