Trauma emocional

Trauma emocional es un recuerdo que aun hoy nos provoca un malestar importante. Es un recuerdo mal digerido, atascado, que impide o dificulta el desarrollo normal de nuestra vida.

Pienso que ya pasó, que lo entendí y que no debería afectarme, pero cada vez que algo me recuerda se dispara una señal de alarma y mi estado emocional se altera de una manera que no controlo ni deseo.

Trauma emocional supone una experiencia en la que nos vimos amenazados o vimos a alguien que sufría una situación de grave amenaza. Cuando pensamos en un trauma emocional pensamos directamente en algo que podemos ver en los telediarios o en el cine (crímenes, violaciones, secuestros, accidentes, …) situaciones que cualquier observador podría catalogar de trauma, pero olvidamos que muchos de esos recuerdos se entrelazaron en nuestras vidas siendo niños.

Para un niño, un suceso puede ser traumático aunque para los adultos sea insignificante. Pensemos en esa profesora mirando con desaprobación a su alumno mientras le llamaba “malo”. Cualquier acontecimiento en apariencia “no grave” puede ser vivido de manera amenazante para un niño en función de su personalidad, probemos a ponernos en su piel, con su tamaño, su grado de dependencia,… El trauma en la actualidad ya no dependerá del hecho objetivo, sobre el que ya nada podemos hacer, sino de la interpretación actual, las experiencias que se han ido enredando con el momento y su intensidad.

En mi años de experiencia no conozco a ninguna persona que no haya sufrido, en mayor o menor media, algún tipo de experiencia que podríamos catalogar de “traumática”, aunque la diferencia la tenemos en su capacidad de afrontarla, de superar la etapa en que se experimentó, aprender de él. Es enriquecedor madurar dejando atrás las reacciones que nos fueron útiles de niños (útiles ante la amenaza percibida: como p. ej.: procurar agradar a todo el mundo), pero es básico trabajar el trauma en los casos de experiencias que pueden ser altamente limitantes (acoso escolar, laboral, accidentes,…)

El objetivo de la terapia psicológica es desensibilizar el recuerdo, quitarle la carga negativa y ayudar a nuestro cerebro a vivir de una manera más productiva y feliz. Y en el Centro Psicológico Doctora Infanzón ésta es una especialidad.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>