Archivos de la categoría Uncategorised

Lo patológico y lo normal

En Psicólogos Valencia Eugenia Infanzón abordamos trastornos de personalidad y sabemos que la patología y la normalidad son conceptos a los que da nombre la cultura de cada grupo humano.

En nuestra sociedad occidental en pleno siglo XXI tenemos claro que patológico es aquello que nos causa un deterioro en el funcionamiento normal y malestar significativo. Los que nos rodean coinciden en creer que padecemos una patología si estamos convencidos de ser la encarnación de otro ser (un líder desaparecido, un dios,…), pero no hace tanto que esa idea podía ser compartida por todo un grupo social. Por eso es importante centrarnos en que no lo que nos parece más extraño es lo más patológico, sino como decíamos antes aquello que nos impide pertenecer a un grupo y llevar una vida con un nivel razonable de satisfacción. El grado de perturbación para la persona que lo vivencia es lo que diferencia lo que es patológico de lo que es normal.

Todos nos movemos en una línea en la que podemos estar en cualquier extremo, mientras estamos en niveles intermedios, donde más personas se mueven, todo es “normal”.

Tal vez la idea más clara de “locura” sea seguir intentando un resultado diferente haciendo de manera obstinada lo mismo una y otra vez.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Decidir romper con la pareja

Incomodidad en parejaDecidir romper con la pareja Cuando sabemos que vale la pena abandonar.

Esa respuesta es muy  personal y suele tardar en llegar. El momento oscila entre tomar conciencia del malestar que provoca la situación y el darse cuenta de que ya la otra persona no está disponible.

Pero, lo principal es que por una pareja no se lucha, por una pareja se trabaja, se cuida, se apoya, se sostiene, se reconforta.

¿decidir romper con la pareja?…Cuando estamos en modo lucha, el desgaste ya suele ser mayor que el beneficio logrado por ambas partes.

Si el/la otro/a no nos escucha ni tiene tiempo, lo que decimos le parece sin interés (lo mismo vale en dirección contraria), de manera repetida desprecia lo que decimos o hacemos o se vale de nosotros para quedar bien con los demás a nuestra costa. Entonces…nos tenemos que parar y pensar que ya es cuando no hay que seguir luchando por la pareja.

El miedo al fracaso, el orgullo herido, el temor a la soledad o a que lo que espera fuera sea peor, suele bloquear nuestro sentido común, esa inteligencia interna que nos avisa y alerta de que hay peligro. Y el peligro o la amenaza no forma parte de la pareja, del equipo; la pareja es y debe ser la protección, el apoyo para seguir adelante ante otros retos y la ocasión de regularnos en compañía.

Buscar ayuda profesional y dejarse aconsejar ayuda a combatir la confusión y aprender a mirar con objetividad, porque si hay que luchar por la pareja ha de ser con las herramientas adecuadas y no caminando en círculo.

 

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

APEGO, vinculaciones Y AUTOREGULACIÓN

 

 

vinculo-madre-hijo

Apego, vimculaciones y autorregulación. Si algo caracteriza a un ser humano es su capacidad de formar y mantener relaciones. Es algo fundamental en nuestra supervivencia.

Hay muchos tipos de relaciones, pero las más intensas, que producen mayor placer o dolor, son las que encontramos en la familia, amigos y personas amadas.

Es dentro de ese círculo íntimo donde quedamos adheridos con un “pegamento emocional”

Cada uno de nosotros tiene una cantidad de “adhesivo” diferente. Algunos parecen ser “naturalmente” capaces de amar. Otros encuentran poco placer en estar cerca de otros; tienen pocos amigos y su adhesión con la familia es más distante, menos emocional.

Tanto la capacidad como el deseo de formar relaciones emocionales están asociadas a la organización y funcionamiento de partes del cerebro humano. Estos sistemas del cerebro se desarrollan durante la infancia y primeros años.

El apego es un vínculo específico caracterizado por las cualidades únicas de la relación especial que se forma entre la madre y el recién nacido.

Una madre emocional y físicamente saludable se sentirá atraída por su bebé, tendrá el deseo físico de olerlo, abrazarlo, arrullarlo y mirarlo detenidamente. El niño a su vez le responderá acurrucándose, sonriendo, chupando y agarrándose a ella. En esa retroalimentación recíproca se desarrolla el apego.

Las experiencias de vinculación conducen a un apego y capacidades de apego saludables, cuando ocurren en los primeros años.

Durante los tres primeros años de vida, el cerebro desarrolla un 90% de su tamaño adulto y estructura la mayor parte de los sistemas que serán responsables de todo el funcionamiento emocional, conductual, social y fisiológico para el resto de la vida.

Los dos impedimentos más frecuentes para que se produzca un apego saludable son: Separación física al nacer, separación emocional durante el embarazo, el nacimiento o inmediatamente después.

Los problemas de apego suelen ser habituales motivos de consulta o sufrimiento adulto y la mayoría de estos problemas se han debido más a la ignorancia de los padres sobre el desarrollo, que al abuso. La falta de formación sobre la naturaleza crítica de las experiencias en los tres primeros años de la vida de los niños está en la base de que 1 de cada 3 personas tenga un apego evasivo, ambivalente o resistente con su cuidador.

Que estas primeras experiencias son básicas en el desarrollo y formación del cerebro del niño y de las conexiones que se establezcan en sus futuras relaciones íntimas ya es evidente para la ciencia neuropsicológica, pero toda carencia o mal funcionamiento se puede reparar.

¿Cómo se recupera o se construye un estilo de apego seguro? A través de la madre/padre mediante el apoyo a estas figuras; ¿y, si ya estamos ante un adulto? entonces ayudándole a tomar conciencia de su patrón característico a través de su historia de crianza. Cualquier adulto puede con la ayuda de un profesional cualificado aprender a vincularse de manera saludable partiendo de sus figuras actuales importantes (pareja, hijos).

 

 

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Inteligencia y su desarrollo

La manera de aprender desde la curiosidad, desde una pregunta a la que dar respuesta. Una pregunta que se formula el mismo estudiante con ayuda de su maestro.

Este niño ha creado un prototipo, un proyecto que le ha dado fama a nivel internacional, y ha compartido su proceso de creación, los pasos que le han conducido al éxito. Hoy es noticia y ojalá se convierta en modelo para otros niños/as. Este sí es un modelo de éxito.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Madres reales, madres ideales

madresMadres reales. Que pocas veces la vemos o nos vemos sin el velo de la fantasía o de la negación.

Madre no hay más que una. Pero podemos tener más de una ideal, sólo una real, aunque no nos guste tanto.

Pocas experiencias nos devuelven tanto a nuestra propia infancia como la maternidad, y pocas personas nos despiertan tantos sentimientos contradictorios como nuestra propia madre. Esa persona a la que no podemos dejar de amar y que tan capaz es de irritarnos.

Todos tenemos una imagen de madre ideal, esa madre que nos hubiera gustado tener y que unos cuantos sienten que es igualita a la suya. A esos ¡enhorabuena! A todos los demás, digamos cariñosamente adiós a esa madre “ideal” (que sólo existe en nuestra cabeza) y demos la bienvenida a la que está ahí con toda su increíble HUMANIDAD.

Tratemos de aprovechar esta excusa, que es tan buena como cualquier otra, para hacer el esfuerzo de comprender o ponernos en la piel de nuestra madre (aunque sea durante unos minutos) “¿qué sentiría yo si hubiera vivido su vida?”, “¿qué me gustaría escuchar o recibir como regalo?”.

Os propongo un reto que podéis aceptar o no.  Descubramos a nuestra madre, descubrámonos a nosotras mismas como madres. ¿Actuamos como ella lo hizo o nos diferenciamos claramente? Para poder mirar a los ojos a nuestros propios hijos o a nosotras al espejo y decir: “Esta soy yo, aunque siempre estoy dispuesta a seguir aprendiendo a ser feliz”

¡Feliz día de la madre real!

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Reconecta con tu pareja

miradaReconecta con tu pareja


Cuando conocemos a alguien que nos gusta, resulta fácil mirarle y atenderle de manera especial. En ocasiones con el paso del tiempo tendemos a la monotonía, a dar por hecho cosas o simplemente las prisas y la rutina dominan nuestras relaciones mas cercanas y… dejamos de atendernos, pasamos a mirar en direcciones diferentes.

 

El cerebro nos pone en alerta con facilidad, porque somos más expertos, neurológicamente, en la guerra que en la paz. ¡Puro instinto de supervivencia! y quien debiera ser nuestro mayor fuente de bienestar y seguridad pasa a convertirse en una potencial amenaza, alguien con quien se abre la veda de la confrontación,

Las parejas necesitan conectar tras un día de trabajo intenso. Mirarse a los ojos durante unos segundos bloquea las reacciones defensivas con las personas en quienes confiamos, ayuda a nuestro cerebro a que domine la sociabilidad y nos hace adentrarnos en la red del otro por la ventana más auténtica, sus ojos.

Una mirada atenta, directa, clara. Este simple ejercicio que nos devuelve al presente y a nuestro/a compañero/a de viaje sin importar el paso del tiempo, ni las arrugas, sorprendiéndonos porque sigue estando allí dentro, real y único/a.

No hay que olvidar que mantener una relación saludable requiere dedicación y trabajo, con ilusión pero con constancia.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Saber escuchar

Saber escuchar, ¿hay una sensación más reconfortante que reunirte con alguien que te escucha atentamente? El que se siente escuchado se sabe importante para el que lo escucha. Se reconoce válido e importante y es más fácil que le apetezca escuchar a su vez. Podemos escuchar de manera pasiva, pero no es lo mismo, no damos al otro el mensaje de  “me importas”, “me importa lo que me estas contando”.escucha

Como la sonrisa, es una sensación contagiosa. No vale decirle al otro, “habla, habla, que yo te escucho…mientras seguimos enfrascados en nuestro móvil o Tablet. Para escuchar hay que emplear todos los sentidos posibles. Mirar a los ojos, disponer nuestro cuerpo en dirección a nuestro interlocutor, sintonizar nuestra comunicación no verbal (gestos, sonidos), asentir,…

Y repetir lo que vamos comprendiendo, con un “entonces, quieres decir…” para que comprenda la otra persona que de veras estas ahí.

Sentirse mirado por el otro, una sensación fundamental en nuestra calidad de apego, apego como capacidad de relacionarse, de desarrollar nuestra inteligencia interpersonal, la que nos permite construir relaciones saludables. No hay nada mejor que las relaciones sanas para acompañarnos para ayudarnos a crecer y a mejorar nuestra salud mental. Si alguien se siente de esta manera junto a ti desarrollará un sentimiento de agradecimiento y percepción positiva de tu persona que favorecerá la retribución, el desear darte lo mismo que ha recibido. Si das acabas recibiendo por lo que es una buena inversión desde cualquier perspectiva.

La próxima vez que escuches a alguien que te importa, dedícale ese tiempo de verdad, le harás un gran regalo que aumentará vuestra cercanía.

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Psicología en positivo

foto Eugenia

Psicología en positivo. Mi nombre es Eugenia Infanzón y quiero daros la bienvenida.

Este es un blog de Psicología en clave positiva. De propuestas, de retos, de búsquedas.

Me dedico a la Psicología desde el año 1992 y cada día me siento  más satisfecha de haber escogido esta vida profesional.

Diariamente escucho a personas en busca de respuestas, de orden en sus vidas. Deseosas de entenderse y entender a los que los rodean.

Quiero comenzar dando las gracias a todos/as los que en estos años me han ayudado a entenderles, a ayudarles. A aquellas personas, que tienen el valor de atreverse a ponerse delante del espejo y reconocerse. Que han acudido a mis servicios profesionales, que han confiado en mi y han escogido la vida que desean vivir.

Gracias, porque la vida es una cuestión de confianza desde el momento que llegamos al mundo, es una invitación continua al descubrimiento, al asombro, al cambio,                 ¡Gracias por vuestra confianza!.

 

 

 

¡¡Compartelo¡¡Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone